superficies sólidas

Sólida y sin poros, compuesta por ±1/3 de resina acrílica (también denominada Polimetilmetacrilato o PMMA) y ±2/3 de minerales naturales. El principal mineral es el Aluminium Trihydrate (ATH) derivado de la bauxita, uno de los componentes para la producción de aluminio.

Desde su introducción en 1967, se ha mostrado como un material excepcionalmente duradero con el que es fácil convivir. No se decapa ni desprende con el desgaste diario y los rasguños. Resiste la mayoría de impactos, muescas y cortes habituales en áreas de intenso uso y erosión.

La superficie sólida es un material sin poros. Es sólida en todo su grosor y puede ser fabricada con imperceptibles juntas manteniendo una superficie higiénica. La superficie sólida es resistente a bacterias y hongos.

La superficie sólida es renovable, lo que significa que puede ser totalmente restaurada con detergentes abrasivos comunes y un estropajo. Las quemaduras de cigarrillo, por ejemplo, se pueden reparar fácilmente de esta manera. Los daños más graves causados por un uso indebido, pueden ser reparados “in situ” sin tener que reemplazar totalmente el material.

La superficie sólida es un material inerte y no tóxico.

Las aplicaciones de superficies sólidas están sólo limitadas por la imaginación. Las piezas pueden ser pegadas con juntas prácticamente invisibles para crear visualmente una sola pieza, proporcionando ilimitadas posibilidades de diseño. Se pueden fabricar, por ejemplo, largas encimeras por partes y después unidas en el lugar de la instalación. Permite realizar frentes en cualquier grosor aparente.

volver a comparador